Tras cinco años, no hay línea de investigación en el caso de María Dolores Rizo

Imagen tomada de Buscando a MARIA Dolores RIZO Juarez.

Desde hace cinco años, la fotografía de María Dolores Rizo Juárez de 43 años de edad ha sido difundida para dar con su paradero. Sin embargo, a pesar del tiempo transcurrido, cinco ministerios públicos, policías federales y policías municipales, las autoridades no han logrado establecer al menos una línea de investigación sobre su caso.

Su hija Marisol Méndez Rizo denuncia que esta omisión no le ha permitido tener claro si su madre fue desaparecida o si fue víctima de feminicidio. “No sé si a  mi mamá la asesinaron en su domicilio o se la llevaron”. A pesar de esta incertidumbre, Marisol mantiene su lucha contra las autoridades y la misma sociedad para seguir en la búsqueda de su madre, desaparecida desde el 22 de diciembre de 2012 en el municipio de Acolman, Estado de México.

Recorrer caminos y tocar puertas se ha convertido en las actividades primordiales para Marisol, siempre con el fin de encontrar a su mamá. En el camino se ha enfrentado a la ineptitud de las autoridades, que le pidieron esperar, que le dijeron que se había encontrado un novio y que al rato regresaba. La mortificación y el dolor han marcado los últimos años de Marisol y su familia que llora la ausencia de María Dolores.

Posible feminicido

Mientras la búsqueda se mantiene, también se teme un posible feminicido que apuntaría a su padre como sospechoso. Marisol cuenta que días después de la desaparición, su padre presentó conductas que hacían dudar sobre su responsabilidad en la desaparición de María. Sin embargo, no es posible aseverar nada, debido a la falta de evidencias reales que permitan tomar medidas legales en su contra. Incluso, las autoridades han determinado que la pareja de Dolores es sospechoso, “pero no saben como argumentarlo”. Marisol explica que al principio se contaba con buenas pruebas que pudieron lograr una buena línea de investigación, pero se echaron a perder por el mal trabajo de una licenciada.

Hartazgo, enojo y desesperación

Harta del actuar de las autoridades del Estado de México, Marisol calificó como una burla la Mesa de Trabajo proporcionada hace dos meses y medio, cuando no se han logrado avances en más de dos años. “Dicen que hay diligencias y oficios escritos, pero no veo nada claro”. Además dejó claro que “de nada me sirve que Dilcya me abrace y que Sol me llame para decirme que está conmigo, si no han encontrado a mi madre”. (Representantes de las fiscalías de feminicidios y desaparecidos).

Imagen tomada de OCNFeminicidio México.

Marisol aclara que ella, como otros familiares de las víctimas, ya no piden, sino que exigen la justicia que necesitan. “Tienen capacidad, pero no tienen la voluntad”. Méndez Rizo añadió que la desaparición no solo es la ausencia de una persona, pues también se presenta desgaste emocional, así como declives económicos y laborales que dificultan el proceso de búsqueda.

A cinco años y cinco meses, la familia de María Dolores Rizo Juárez sigue en su búsqueda, exige resultados, y lo menos que esperan es saber que su familiar obtuvo justicia.

La hija de María compartió su testimonio durante el Foro: Negligencia y omisión del Estado de México frente al Feminicidio, que se llevó a cabo en la ciudad de Toluca, Estado de México. Ahí se reunieron familiares de jóvenes víctimas de feminicidio en la entidad y se presentó el Informe de feminicidio del Obsevatorio Nacional del feminicidio de 2014 a 2017, en el que se analiza y documenta el problema de este tipo penal en el Estado.