Tras 84 años perdidos, recuperan testimonios de los primeros judíos en América; se exhibirán en la Ciudad de México

Luis de Carvajal “El Mozo” fue un inmigrante que, junto a su familia, fue perseguido debido a prácticas “judaizantes”. Tras su llegada a la Nueva España en el Siglo XVI, fue víctima de la Santa Inquisición, al ser sometido a condenas y torturas, con la intención de castigar sus creencias e identidad.
A través de su obra, -que estuvo oculta en los archivos de la Inquisición de México durante más de 300 años-, Carvajal dejó huella del testimonio de la vida del pueblo judío en la Nueva España. Los textos también se conocen como “Manuscrito Carvajal”, y se mantuvieron fuera del alcance del público luego de que fueron robados de México hace más de ochenta años.
Su legado muestra tristemente las similitudes que existen entre su historia y la dramática realidad de las víctimas de los crímenes y genocidios. Hablan del sendero universal de la denuncia de la injusticia y la violencia, así como de la lucha por los Derechos Humanos, el respeto y la tolerancia.
Los tres manuscritos de Luis de Carvajal, documentos históricos y testimonios de los primeros judíos en América se exhiben en el Museo Memoria y Tolerancia a partir del 4 de abril.