La resistencia a los antibióticos podría ser la primera causa de muerte en 2050

A pesar de los grandes avances científicos que han permitido combatir numerosas enfermedades, todavía queda un largo trabajo por hacer, sobre todo en las zonas más desahuciadas del mundo. Gerald Massis, representante de la organización Médicos Sin Fronteras en México (MSF) habló sobre siete grandes asesinos de la humanidad, desde tiempos remotos y en la actualidad. Este club asesino esta conformado por la malaria, el sarampión, el VIH/SIDA, la hepatitis C, la tuberculosis, el Ébola y la resistencia a los antibióticos. Incluso esta última podría ser la primera causa de mortalidad en el mundo en 2050.

Más allá de un informe científico, el experto hizo una análisis sobre los diferentes factores que han intervenido par lograr un avance significativo y positivo en la lucha contra los diferentes virus, bacilos y bacterias que causan las enfermedades. Pero también, habló de los grandes obstáculos, -como los interes farmacéuticos,- que no han permitido el encuentro entre tales beneficios y las sociedades más pobres y con menor acceso a la información.

Ébola

Aunque anteriormente ya se habían presentado casos aislado, fue hasta 2013, cuando una epidemia sin precedentes que tuvo lugar en una selva de Guinea, encendió las alertas, las cuales, se mantuvieron encendidas años adelante. En 2015, la epidemia ya había alcanzado a países vecinos, dejando como saldo 11 millones de muertos y 25 milllones de personas infectadas. En ese lapso, el ébola mató y afecto a más personas que la suma de todos los brotes que se habían dado con anterioridad.

A la fatalidad de esta enfermedad contribuyó la poca información que se tenía de la enfermedad, pues aunque se sabía que era contagiosa, no era posible determinar con exactitud su comportamiento. Nunca se había realizado una necropsia a un cadáver infectado con el virus, debido al gran temor que persistía entre los médicos. Hasta ese momento, la enfermedad no generaba gran interés en el sector farmacéutico , sino hasta que comenzaron a registrarse casos en zonas de Europa y Estados Unidos. Entonces, se comenzó a trabajar con mayor esmero en la investigación y creación de una vacuna.

MSF consideró que la comunidad internacional debe reaccionar de manera conjunta y coordinada para responder a brotes como el del ébola donde sea, y debe impedir que los intereses comerciales determinen las acciones e investigaciones que se desarrollan.

Tuberculosis

Una enfermedad tan longeva como la existencia del hombre, y transmitida por microorganismos invisibles al ojo humano, como se determinó en sus primeros estudios. Para 1918 las posibilidades de una cura se limitaban a mantener al paciente en reposo, con dietas balanceadas y en aislamiento. Cuando se descubre que es transmitida por aire, se le denomina también como plaga blanca.

Fue en el Siglo XX cuando se desarrolló una vacuna que permitió que los países ricos se olvidaran de la enfermedad. Pero en la década de los ochentas resurgió casi de la mano del VIH (virus de inmunodeficiencia humana). Su fatalidad es de 1.3 millones de muertes y 9 millones de enfermos cada año.

Los 22 países mas afectados por la tuberculosis se encuentran en Asia y África. Tan solo India y China suman 45% de casos. Pero Camboya posee las tasas mas altas: 764 de cada 10 mil personas, en comparación las 99 en China,  de acuerdo a datos otorgados por Massis. La tuberculosis toma ventajas de la vulnerabilidad de las personas con VIH, lo que favorece su presencia en el continente africano. Aunque es una enfermedad con antigüedad, se ha mantenido actualizada y cada vez más resistente.

VIH Sida

El virus de inmunodeficiencia adquirida se ha propagada por diferentes situaciones, incluyendo la urbanización y el uso compartido de jeringas. En 1970 se detecto que las primeras víctimas de esa enfermedad “extraña” atacaba a hombres homosexuales, pero pronto se descubrió que el virus no hacía distinción entre géneros y edades. Aunque se ha logrado controlar al virus a través de medicamento que salva a 8 de cada 10 personas, todavía es importante contener la epidemia con esfuerzo en prevención y acceso a tratamiento en la zonas marginadas. Aunque algunos países ya cuentan con cobertura universal del tratamiento, los niños siguen siendo los más vulnerados, pues en 2012 solo la mitad recibía el medicamento adecuado, por lo que morían antes de los dos años de edad.

Hepatitis C

Uno de los síntomas más visibles es la coloración amarillenta de la piel, síntoma que se presentó en los soldados que eran enviados al campo de batalla. En la Primera Guerra Mundial se observó el vínculo entre la materia fecal y la enfermedad. Luego, en la Segunda Guerra Mundial se usaron a soldados alemanes como conejillos de indias para demostrar que la hepatitis podría ser de origen viral. Además del A y B, se dio origen al hepatitis C transmitido por transfusiones de sangre y por el uso compartido de geringas entre consumidores de drogas. Actualmente causa 1 millon de muertes cada año.

Malaria

La malaria es tan vieja como nuestro mundo: se ha hablado de la detección de este virus en el ADN  de Tutankamon. El virus que le provoca ha desarrolla una gran resistencia que le ha permitido matar 400 mil personas al año, siendo la principal enfermedad causada por un parásito. En 2013 se infectaron 198 millones de personas, la mayoría de zonas pobres. El 90% de los casos se ubica en África. Aunque los casos de niños han disminuido, todavía son las principales víctimas. Cada minuto un niño menor de cinco años muere de malaria

Sarampión

En tiempos medievales fue una plaga que golpeó a Europa con crueles epidemias, lo que obligó a seguir un largo camino en la búsqueda de la cura. En 1957 se introdujo el patógeno en el cuerpo de pacientes voluntarios como parte de las investigaciones. Para 1963 se produjo la primera vacuna con la cepa del virus, y en 1971 se reconoció la necesidad en una segunda inyección. En 1980 no se tuvo disponibilidad de la vacuna, por lo que se registraron 2.6 millones de muertes en todo el mundo. La cifra disminuyó significativamente con 147 mil en 2013, es decir, 400 muertes cada día. La mayoría de las víctimas eran niños menores de 5 años.

Resistencia a los antibióticos

Aunque no es una enfermedad, sí es una de las mayores problemáticas para la salud. La resistencia de las bacterias a los antibióticos ha evolucionado y se ha adaptado peligrosamente. Como ejemplo, se encuentra la penicilina, un antibiótico al que los virus han se han vuelto más resistentes.

La resistencia a los antibióticos causa 700 mil muertes al año, y podría tratarse 100 millones para 2050 si no se actúa con urgencia. Las personas afectadas por súper bacterias pueden transmitirlas genéticamente y a todo el que le rodea. Situaciones como el turismo médico, las migraciones, la falta de control en la medicación y el desplazamiento por conflictos han jugado un papel importante en el desarrollo de estas súper bacterias.

MSF en conjunto con organizaciones internacionales trabaja en tareas de investigación y actividades de divulgación como la plática “Siete enfermedades asesinas bajo el microscopio”, para informar al público en general sobre los avances, retos, obstáculos y medidas que se deben tomar para luchar contra los pequeños asesinos capaces de matar a millones de personas.

Esta conferencia tuvo lugar en el Museo Memoria y Tolerancia, en el marco del Día Internacional de la Salud. Para ver la plática completa da clic aquí.