Nos sentimos culpables por haber confiado en las autoridades: familiares de Mariela Vanessa

Mercedes Matz

Los días se convirtieron en semanas;
hoy, Mariela cumple 3 meses desaparecida.

Este viernes 27 de julio se cumplieron tres meses de la desaparición de Mariela Vanessa Díaz Valverde estudiante de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Lo último que se supo de la joven de 21 años de edad fue que el pasado 27 de abril salió de su casa de la delegación Iztapalapa, con celular en mano. Mariela no llevó consigo nada más; sus ahorros, objetos personales y hasta sus lentes quedaron intactos en su recámara.

Los primeros siete días su familia confió en las autoridades para que llevaran a cabo las investigaciones correspondientes y así dar con su paradero. Al menos eso pensaron que pasaría. Sin embargo, ahora su hermana Gabriela Díaz dice sentirse culpable por haber confiado en las autoridades quienes solo perdieron pruebas valiosas para la investigación.

Durante esos primeros momentos, las autoridades no revisaron cámaras que se encontraban en el camino por que el supuestamente avanzó Vanessa. Los videos de las cámaras del C5, del Metrobús y de instalación privada se perdieron. A los encargados de revisar el caso se les ocurrió solicitarlo varias semanas después, aunque esa ocurrencia fue más una exigencia de los familiares de la joven. Para ese entonces la información había sido borrada o extraviada.

Tampoco se rastreo su teléfono celular, que dio señal horas posteriores a la última vez que se tuvo conocimiento del paradero de Mariela. El teléfono marcaba una posible ubicación cercana al Cerro de la Estrella, zona que fue revisada tiempo perdido después.

Con rabia que se asoma entre palabras, lágrimas en los ojos e impotencia, Gabriela denuncia que las acciones que han tomado las autoridades del Ministerio Público han sido nulas, y las pocas que se han generado, se han usado para criminalizar a Vanessa, su familia y amigos.

Las acciones que el MP ha llevado a cabo han tenido un efecto contraproducente. Se han dedicado a interrogar a personas cercanas a la estudiante y sin fundamento, a investigar si algún declarante cuenta con antecedentes penales. Esto ha ocasionado que posibles testigos que pudieran participar en las diligencias prefieran alejarse para no sentirse perseguidos o investigados.

No desapareció, solo no ha sido localizada…

Aunque no se sabe nada sobre Mariela Vanessa desde hace tres meses, las autoridades correspondientes se han negado a colocarla como una persona desaparecida, sino que la sitúan como una persona ausente o no localizada. Dicho estatus merma los avances y no permite que se realice una investigación idónea, de acuerdo al Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y la Investigación del Delito de Desaparición Forzada.

Por lo anterior, familiares y defensa dirigieron el pasado lunes un documento a las autoridades del MP, CAPEA y de la PGJCDMX, a través del cual se solicita la remisión de la carpeta de investigación a una Fiscalía especializada conforme a los lineamientos de la Ley Federal en Materia de Desaparición Forzada de Personas y Desaparición cometida por Particulares. Para este fin, su estatus tendría que corresponder a persona desaparecida.

Como respuesta a la entrega de dicho documento, el ministerio público cuestionó a los solicitantes “si estaban seguras que Mariela es víctima de algún delito”. Para la defensa, esta reacción se trata de una prueba del intento de las autoridades para eludir una investigación eficaz y seria. A pesar de ello, los familiares esperan la emisión del acuerdo correspondiente como respuesta a la solicitud realizada.

Realizan perfil psicológico en ausencia del sujeto analizado

Aunado a lo anterior, existe un supuesto perfil psicológico que forma parte del expediente y el cual resulta inverosímil y anormal, ya que no es posible que el perito encargado de nombre Felipe Escobedo Uribe, haya determinado que Mariela padecía depresión crónica sin haberla analizado. Es decir, que realizó un perfil psicológico de una persona ausente, a la que nunca entrevistó ni conoció. Víctor Caballero, defensor de Derechos Humanos que acompaña el caso, califica esto como un resultado subjetivo y carente de pruebas, por lo que ya fue impugnado.

Víctor Caballero, defensor de Derechos Humanos.

Caballero señala que el método del supuesto perfil psicológico de Mariela no se apega a ningún parámetro de la materia de psicología. Incluso se incluyo una valoración solicitada por los familiares a académicos y expertos en la materia, que rechaza lo señalado por el perito.

La defensa y familiares de la joven temen que estos elementos se apliquen en otros casos para maquillar la cifra de personas desaparecidas en la Ciudad de México. Tanto los perfiles psicológicos donde nunca se entrevista a la víctima y así se deduce que se fue por su voluntad; y el colocar a una persona como no localizada en lugar de desaparecida; así como la sistemática pérdida de pruebas.

Funcionario de la UNAM difunde noticia falsa sobre el caso

Luego de la desaparición de Mariela,el Licenciado Jesús Juárez de la oficina de la Abogada General de la UNAM manifestó en salones de clases de la Facultad que Mariela “ya se había comunicado y que se encontraba con bien”. Afirmación por demás falsa. Por esta razón se solicitó la revocación de Juárez como comisionado de enlace, y la designación de otro abogado en su lugar. Una petición que hasta la fecha ha sido ignorada por autoridades correspondientes de la Universidad Nacional Autónoma de México.