“Lo que mueve a México es nuestro dolor, señor Presidente”

Las madres mexicanas que buscan a sus hijos desaparecidos durante el sexenio del ex presidente Felipe Calderón (2006-2012) y el actual gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), marcharon el pasado 10 de mayo en diferentes estados del país para exigir el hallazgo de sus seres queridos, pues de las promesas de búsqueda ya están hartas.

Uno de los puntos donde padres de familia, activistas y organizaciones se reunieron para exigir justicia, fue la Ciudad de México, donde recorrieron avenidas principales hasta llegar al Ángel de la Independencia.

Ahí, recordaron que ha sido la sociedad y los familiares de las víctimas quienes han logrado los avances legislativos y los resultados más significativos, como la localización de desaparecidos en fosas clandestinas y el impulso de comisiones y leyes como la Ley General de Víctimas y la Ley General sobre Desaparición Forzada.

“Nos hemos convertido en abogadas, policías, investigadoras, peritos forenses, rastreadoras de fosas clandestinas e incluso en legisladoras para conformar leyes y protocolos que nos sirvan de herramienta en la búsqueda e identificación de nuestros seres amados desaparecidos”, señalaron integrantes del  Movimiento por Nuestros Desaparecidos en México.

El movimiento también dio lectura a las principales exigencias que han presentado a los diversos gobiernos, entre las que se encuentran: la exigencia de la participación real y activa de familiares en las comisiones de búsqueda a nivel nacional y local; así como la promulgación inmediata de la Ley Federal de Declaración Especial de Ausencia para Personas Desaparecidas. También pidieron a la Suprema Corte de Justicia impedir la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Interior.

De esta manera, el 10 de mayo, Día de las madres, ha dejado de ser una fecha festiva para convertirse en un día para conmemorar a las madres que han enfermado, fallecido y las que siguen en la lucha por la búsqueda de los más de 30 mil desaparecidos, solo por mencionar las cifras oficiales.

El movimiento recordó que la impunidad e injusticia se ha disparado desde que Calderón implementó la llamada “guerra contra el narcotráfico”, política que continuó con Peña Nieto. Por ello, mencionaron que el próximo presidente deberá atender con seriedad a las víctimas y dar con el paradero de niños, jóvenes y adultos desaparecidos, además de evitar el aumento de las cifras que de por sí ya son alarmantes, “de lo contrario seguiremos con las sillas, las mesas y camas vacías”.

Sin embargo, Yolanda Morán del Colectivo FUNDEN Fuerzas Unidas por Nuestros Desaparecidos aseguró que aunque no estén con sus familiares, ellos les “abrazan amorosamente desde los ocultos lugares donde pernoctan”.

Denunció que el error de los últimos sexenios ha costado muy caro a la sociedad, y reprochó que se presumiera el “logro” de Mover a México, cuando en realidad, no fue en dirección a la verdad y la justicia. “Lo que está moviendo a México es nuestro dolor, nuestra rabia y la impotencia por un estado fallido, ausente, extraviado y desaparecido”.