Cómo la inseguridad afecta el desarrollo social de los niños y adolescentes

La Encuesta Nacional sobre Percepciones de Seguridad del INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía) señala que 7 de cada 10 mexicanos ya no dejan salir a los niños y niñas a la calle por miedo a la seguridad, lo que orilla a la población más joven a llevar una vida sedentaria y con una baja calidad en su desarrollo personal y social.

Las fallas que ha tenido el Estado a la hora de garantizar la integridad y seguridad de sus habitantes, ha provocado que las familias se encierren y pongan rejas en sus calles o casas, aseguró Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México, REDIM.

Como consecuencia, se tiene que las personas menores de 18 años de edad tiene una vida comunitaria relativamente baja y con menor interacción social, lo  que los convierte en personajes poco conocidos, sin protección. Al mismo tiempo, favorece su vida sedentaria con un acercamiento a las pantallas, es decir, a pasar el tiempo en el teléfono celular y la televisión, por ejemplo.